¿Qué son los ganglios palpables en la axila?

El aumento de tamaño de los ganglios linfáticos generalmente es indicativo de la respuesta del sistema inmunitario a alguna infección o causa local. Sin embargo, los ganglios axilares palpables también pueden asociarse con cáncer de mama.

Los ganglios linfáticos tienen un papel fundamental en la defensa frente a todo lo que es extraño al propio organismo. Es un sistema inmunitario a alguna infección o causa local. La consulta médica y los estudios oportunos, incluidas la mamografía o la ecografía, ayudan al diagnóstico en los casos de que haya duda si puede llegar a ser un cáncer o no.

El sistema linfático es un sistema prácticamente paralelo al sistema circulatorio sanguíneo  (venas y arterias), que se distribuye por todo el cuerpo y su función es la defensa inmunológica. Este sistema transporta el fluido linfático (“la linfa”) entre los tejidos y la circulación sanguínea. Está compuesto por los conductos y vasos linfáticos, los ganglios o nódulos linfáticos y órganos linfáticos (bazo, adenoides, amígdalas y timo).

Los ganglios linfáticos son estructuras más pequeñas que una arveja, cuyo papel es  fundamental en la defensa del organismo. Se componen de grupos de células que incluyen linfocitos y macrófagos, encargados de detectar y combatir cualquier microorganismo o material extraño al propio organismo. Cuando estas células detectan un elemento en la linfa que no reconocen, inician una serie de reacciones de defensa por parte del sistema inmunológico, como la producción de anticuerpos y la estimulación de más células defensivas, para destruir el elemento extraño.

Al responder de esta manera, el ganglio linfático aumenta de tamaño, indicando que está teniendo lugar un proceso inflamatorio. Los ganglios inflamados se tornan palpables, del tamaño de un poroto o una arveja grande, y pueden ser dolorosos según la causa.

Los ganglios linfáticos están localizados en grupos, y cada grupo corresponde a una región específica del cuerpo; por lo tanto, los ganglios aumentados de tamaño pueden ayudar a identificar dónde se localiza y cuál es el origen del problema. Los lugares más frecuentes donde pueden notarse ganglios aumentados de tamaño son el cuello, las axilas y la ingle. Los ganglios axilares filtran la linfa proveniente del brazo, la pared del tórax y la mama.

¿Cuáles son las causas de aumento de tamaño de los ganglios linfáticos en la axila?

Las causas pueden ser sumamente diversas, desde un resfriado común hasta cáncer.

Causas locales, no cancerosas:

  • Alguna lesión en el brazo o la mano
  • Irritación local por alergia, depilación, rasurado o productos cosméticos (antitranspirantes)
  • Infección localizada en la axila
  • Implantes mamarios (reacción al material extraño)
  • Lipomas (crecimiento benigno del tejido graso)

Enfermedades generales, no cancerosas:

  • Infecciones virales diversas
  • Infecciones bacterianas o micóticas

Tumores:

  • Leucemia / linfoma
  • Cáncer de mama
  • Melanoma

Otras causas menos comunes

Lo más frecuente es que se trate de alguna infección o una causa localizada a la región de la axila; sin embargo, lo más aconsejable es que consulte a su médico:

  • Si nota que el/los ganglio/s que palpa persisten más de dos semanas o aumentan de tamaño,
  • Si tiene dolor o inflamación visible (enrojecimiento) en la piel,
  • Si tiene fiebre, sudoración nocturna o pérdida de peso inexplicada,
  • Si ha/n aparecido sin ninguna razón aparente,
  • Si el ganglio se palpa duro, sólido y fijo (no se desplaza cuando intenta moverlo) o,
  • Simplemente, si tiene dudas y siente preocupación.

Aproximadamente el 75 % de la linfa de los senos drena hacia los ganglios linfáticos axilares. Por lo tanto, la detección de ganglios axilares aumentados de tamaño, en especial si son duros al tacto y están fijos, puede ser un signo de cáncer de mama.

El médico evaluará todos los datos clínicos y del examen físico completo para decidir si es necesario pedir algún examen complementario. En tal caso, puede ser posible que se le solicite realizar algunos análisis de sangre, una ecografía o una mamografía digital, según cada caso individual. ¡Solicite un turno en Diagnóstico Rojas!