Carcinoma de mama: qué es y cómo se diagnostica

La gran mayoría de los cánceres de mama son carcinomas de mama. El carcinoma de mama es un tipo de tumor que se origina en las células epiteliales de la glándula mamaria. Esto se determina en el examen histológico (con un microscopio y técnicas especiales de laboratorio), cuando se realiza una biopsia o la resección de una lesión sospechosa.

¿Qué es el carcinoma de mama?

A menudo, carcinoma de mama se utiliza como sinónimo de cáncer de mama. En realidad, el carcinoma de mama es el tipo de cáncer de mama más frecuente. 

La definición de cáncer de mama corresponde a todos los tumores de células malignas que se originan en los tejidos mamarios. El tipo de cáncer es determinado por las células específicas que se desarrollan anormalmente. Los carcinomas son tumores que se originan en las células epiteliales de la glándula mamaria. De manera muy simple, cuando el tumor comienza en las células de los lóbulos o lobulillos mamarios se denomina carcinoma lobular, mientras que el carcinoma ductal es el que se origina en los conductos que transportan la leche materna hacia el pezón. 

¿Cómo se diagnostica?

  • Exploración física

Tanto durante el auto examen de las mamas como en un examen de control con su especialista en ginecología pueden detectarse signos que sugieran la presencia de un posible tumor: la palpación de un nódulo nuevo o que aumenta de tamaño, cambios en la piel de la mama o del pezón, retracciones, secreción por el pezón, etc. Se destaca la importancia del auto examen para estar familiarizada con las características de los senos y detectar temprano cualquier cambio.

  • Estudios por imágenes mamarios

Diferentes técnicas de imágenes contribuyen en la detección y el diagnóstico del cáncer de mama:

  1. Mamografía convencional, mamografía digital o tomosíntesis 3D
  2. Ecografía mamaria bilateral
  3. Resonancia magnética nuclear

Los avances continuos en las técnicas de diagnóstico por imágenes y en el tratamiento permiten identificar la enfermedad en etapas más tempranas, aumentando las oportunidades de tratamiento más conservador y las tasas de éxito y supervivencia en el cáncer de mama. Gran parte de este logro se debe a la utilización sistemática de la mamografía como método de detección temprana estándar del cáncer de mama y a su creciente disponibilidad. 

  • Biopsia 

La punción-biopsia de mama con aguja fina o la biopsia con aguja gruesa permiten extraer células de una lesión sospechosa para confirmar si son cancerosas. En caso positivo, se realizan estudios adicionales de laboratorio que permiten determinar el tipo de cáncer y si las células poseen ciertas características (receptores para hormonas o marcadores biológicos) que ayudan a definir el mejor tratamiento. La presencia o ausencia de ciertos marcadores tumorales indica si las células responderán a ciertos medicamentos y ayuda a establecer el pronóstico.

¿Cómo se clasifica el carcinoma de mama?

Existen diferentes formas de clasificar al cáncer de mama. Después de la biopsia (así como sucede después de la cirugía o la resección de un nódulo), el especialista en anatomía patológica examina los tejidos bajo un microscopio óptico y con técnicas específicas, para informar:

  • El tipo de células que están presentes, por ejemplo, si es un carcinoma de mama ductal, lobular u otro tipo de tumor,
  • Si las células tumorales se asemejan a las células normales o son completamente diferentes de ellas (lo que se informa como tumor de bajo o alto grado),
  • La extensión en profundidad en los tejidos, es decir, si han invadido otras estructuras de la mama, o si han afectado vasos sanguíneos o linfáticos.

El carcinoma ductal in situ (CDIS) o carcinoma intraductal es una afección no invasiva, en la que se encuentran células anormales en el revestimiento de un conducto de la mama. Dichas células permanecen en el sitio donde se originaron y no se han diseminado fuera del conducto a otros tejidos de la mama; por lo tanto, se considera como un cáncer pre-invasivo o no invasivo. 

Por su parte, los términos carcinoma infiltrante de mama o carcinoma invasivo describen cualquier tipo de cáncer de mama que se ha extendido o ha invadido los tejidos mamarios vecinos. El carcinoma ductal invasivo representa hasta el 80 % de todos los cánceres de mama. 

  • La presencia de receptores hormonales para estrógenos o progesterona, hormonas que influyen en el crecimiento de las células tumorales, para determinar si la terapia de bloqueo hormonal puede ayudar a tratar la enfermedad.
  • La presencia del receptor 2 de factor de crecimiento epidérmico humano, conocido como HER2, que puede permitir administrar medicamentos específicamente dirigidos a dicho receptor (por ejemplo, trastuzumab).

Algunos tipos especiales de cáncer de mama invasivo se desarrollan de manera diferente o presentan características que influyen en el tratamiento y el pronóstico. Por ejemplo, el carcinoma de mama inflamatorio es poco frecuente (entre 1 % y 5% de todos los cánceres de mama). A diferencia de los síntomas típicos (nódulo palpable o visible), se presenta con hinchazón (edema) y cambios en la piel de la mama, que se torna de color rojo/púrpura, con hoyuelos o engrosada (piel de naranja). El carcinoma de mama triple negativo es aquel en el que no hay receptores para estrógenos, ni receptores para progesterona ni tampoco receptores HER2.