¿Por qué es necesaria una Ecografía Mamaria?

Una ecografía mamaria es un estudio que emplea ondas sónicas de fácil penetración en el cuerpo humano. Estas ondas se reflejan en cada capa de tejido, permitiendo hacer un registro anatómico del órgano que se estudia.

La ecografía es un método útil para visualizar diferentes órganos y tejidos del cuerpo, al no emitir radiaciones ionizantes permite ofrecer información clínicamente útil y sin efectos biológicos sobre el paciente.

Importancia de una ecografía mamaria

Provee información complementaria e importante de la mamografía, el cual no es especifico para analizar el contenido o estructura interna de los nódulos.

Una ecografía mamaria también da información de la constitución interna de los nódulos mamarios, si son benignos o malignos.

En los quistes es muy específica y permite señalar la presencia de su contenido líquido.

Es muy común que su médico le solicite una mamografía y luego de verla le solicite en segundo término una ecografía mamaria. Todo estudio mamográfico debería ir acompañado de un buen estudio ecográfico realizado por un médico entrenado a tal fin.

Además, con técnicas especiales como «Doppler pulsado”, se estudian los vasos arteriales y venosos del cuerpo humano, observando su movimiento y registrando el comportamiento del flujo sanguíneo mediante técnicas acústicas y por imágenes.

Solicite su Turno para un Ecografía.

¿Qué órganos son estudiados en una ecografía?

Su máxima aplicación es en obstetricia (gestación), en ginecología, como así también en pediatría y mastología (ciencia que estudia la mama), la ecografía se emplea en gastroenterología permitiendo el estudio del hígado páncreas y vesícula biliar, al igual que en cardiología y urología.

La ecografía es un método rápido y de mucha utilidad para realizar biopsias percutáneas, permitiendo ubicar una aguja en el interior de un determinado órgano de manera muy precisa. Es muy utilizada para biopsias mamarias, ganglios en la axila y cuello, tiroides y próstata.

El método permite ser monitoreado mediante imágenes video y TV. El tiempo de exploración depende de la región a evaluar, siendo de aproximadamente 15 minutos para las ecografías simples; 20 a 30 minutos para las obstétricas de segundo y tercer trimestre, y entre 30 min y una hora para una evaluación Doppler correcta, dependiendo siempre del estado del paciente y de la complejidad de la patología del mismo. Una ecografía mamaria dura entre 10 y 15 minutos.